lunes, junio 26, 2006

Frikipedio, figura histórica real

A pesar de que mucha gente cree que el Pastafarismo es un invento moderno, resulta que los textículos sobre Frikipedio han puesto al descubierto la verdad, silenciada por la Iglesia Católica: el Pastafarismo era la religión europea tras la caída del Imperio Romano y el Cristianismo data tan sólo del siglo XI, aunque los primeros cristianos se sublevaron (como se narra en el Corpus Frikipedicum) doscientos años antes, en época de Frikipedio.
Según parece el Cristianismo comenzó siendo una herejía pastafari, fruto de la desaparición de la religión pagana romana. Poco a poco fueron organizando un credo y suplantando religiosos del Monstruo de Espagueti Volador.
Con la llegada del papa Silvestre II, comienza la destrucción de todos los vestigios pastafaris y la reescritura de la historia. Aunque esto ya se sospechaba, como ya había puesto en relieve la obra "El Código da Inci", el Corpus Frikipedicum es la primera prueba de esta realidad ocultada vilmente.
Estos descubrimientos le dan a nuestro héroe una dimensión insospechada, como importante figura histórica.
Se cree que el Frikipedio real nació efectivamente un 25 de Julio, en el condado de Pedia, en Galicia, y que vivió entre el año 783 y el 844 d. C. Lideró las primeras batallas contra la herejía cristiana y consiguió frenar su empuje inicial.

Me siento muy orgulloso de poder seguir transcribiendo estos textículos en este mi humilde blog, aunque habéis de saber que ya he recibido amenazas de ciertas organizaciones secretas vinculadas a la Iglesia Católica...

No obstante, a pesar de todo, estoy ya compilando el 6º textículo, que ha sido escrito en las guardas de un hermoso misal. Pronto lo colgaré aquí.

Y recuerda:
Una vieja historia de marineros cuenta que cada vez que alguien no deja comentarios en un blog un caballero andante desaparece y vuelve convertido en lagarto de la serie V. Comenta: los ratones del mundo os lo agradecerán.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Acabo de descubrir este asunto y estoy maravillado. O maravillano, o maravedí, o maradona, o maracuyá, o bueno, eso...

Anxova dijo...

Gracias. En algunos momentos uno se plantea la necesidad real de hacer un trabajo por el que recibe el desprecio de instituciones como la Iglesia y hasta debe cambiar de domicilio para escapar de organizaciones secretas fanatizadas... pero vuestros ánimos me hacen sacar fuerzas de flaqueza y compensan con creces las privaciones y el trabajo. Gracias de verdad.