sábado, junio 10, 2006

· FRIKIPEDIO 01 - Nacimiento

Como os había dicho, publico los textículos como entradas del blog, para un acceso más sencillo:

Relato en Textículos de las Gestas y Fazañas del Valiente y Nunca
Bien Ponderado Caballero Frikipedio, paladín de la Justicia y el
Honor, y otrosí de las cuitas y placeres que le causaron sus
arriesgados amoríos con la Simpar Inciclopea.

Textículo I. El nacimiento del Caballero de la Triste Factura.


Hay héroes cuyo nacimiento está precedido por importantes signos; el cielo se tiñe de rojo, o aparece una Dama Blanca con una espada mágica y pronuncia con armonioso verbo un discurso grave sobre el destino del recién nacido...
Otros, en cambio, son de origen humilde, y la Fortuna guía sus pasos por la senda del Honor, haciéndoles partícipes en decisivas batallas.

Pues bien. Frikipedio, ni lo uno ni lo otro.

Era una lluviosa tarde de Julio en Gondwana (Galicia), y las horas pasaban lentas, inabarcables. Quien haya pasado una larga estancia en Galicia sabrá de qué hablo: esas lluviosas tardes de Julio, calurosas mas húmedas, en las que el tiempo es espeso, pasa lento, como la miel cuando baja por las paredes de la cuchara hasta la taza. Son tardes grises y eternas, en las que la lluvia se ha instalado por sorpresa y en unas horas ha borrado todo rastro del verano que se disfrutaba tan sólo ayer.

El conde Wiki y la Condesa Uncyclopedy, de origen inglés, dejaban pasar el día melancólicos, mirando por la ventana del castillo; agotando todos los recursos del ocio castellano:

Ya habían pasado los momentos de las audiencias con los campesinos en la mañana.
Habían también enviado a la horca a varios de ellos, y asistido al ajusticiamiento de los reos del día anterior...
Ya había pasado el banquete, y los bufones, y los entretenimientos cortesanos, y los músicos...
Incluso los paladines ya se habían acercado a contar sus exageradas gestas...

Pero se aburrían sin remedio.
Así que por puro aburrimiento, de repente, Uncyclopedy, la condesa, que estaba embarazada de ocho meses y medio, decidió dar a luz. Ni corta ni perezosa, se levantó y dijo:

-Sir Wiki, quierou tenerlou ya.
-¿Ahora, Mi Señora?- exclamó el conde Wikifredo, sorprendido.
-Yes, now mismou- replicó, tajante, la condesa.
-Pero por ventura, ¿tenéis ya espasmos de vientre?
-Not, aínda not tengo contractions, pero haré un esfuersou. Así por lou menos hagou algou.

-Pero señora, dexadme acabar al menos la partida... suplicó el padre, tímidamente.
-Not, Wikifredou. Now mismo ya, si not es molesthia-
-Vale.


El conde Wiki llamó a las comadronas, que dispusieron todo lo necesario, y así fue como un 25 de Julio, fiesta de Pangea, vino al mundo el caballero Frikipedio, cuyas gestas heroicas serían narradas generación tras generación, y cuya fama en todo el Orbe ha durado hasta nuestros días.

-FIN DEL PRIMER TEXTÍCULO-