viernes, julio 28, 2006

Ya falta menos

Al fin he encontrado la traducción a algunas expresiones gondwanesas que me tenían atascado. He consultado con algunos miembros del PP que todavía hablan en la intimidad este extinto idioma y definitivamente he desentrañado el oscuro significado de ciertas frases hechas.
Una de las frases que el monje políglota había redactado en gondwanés era:
Araa owa naeta da loar...
que en gallego moderno sería:
Era unha noite de luar...
No deja de ser curioso el extraño parecido que todavía guarda el gondwanés -antigua lengua, origen de casi todas las demás- con el gallego. Según parece el truco está en leer con voz alta y abriendo mucho las vocales.

A ver si este fin de semana puedo al fin subir el texto y me acuerdo de escanear y publicar alguna página del manuscrito.

3 comentarios:

6dedosgordosdelpie dijo...

La pista definitiva:

"Vivo en un un bosque, pero no en un bosque cualquiera, sino en un bosque filólogo de grueso falo. Tan ancho y vivaz es el miembro viril de mi hábitat paisajístico, que dado su carácter de maestro de las letras y el arte de la palabra, decidió maquillar su cuño. Ahora mi bosque se ha cambiado el morfema, el último de todos, aquel que tras su entrada en quirófano, acentúa su espíritu macho. Así pues, en mi bosque con pene no solo vivo yo, mis vecinos también disfrutan de su aire puro y verdes escondrijos. Hay a dos árboles a mi izquierda, una cabaña donde dormita una monja junto a su paciente de incrustada piedra craneal; y a su derecha cabalga un unicornio lúdico en su exquisito jardín. ¿Sabes pues, Anxova, descendiente de Emes (o M´s), cual es mi bosque de variado morfema?"

Recuerda, fiel amigo, la dicreción ante todo, solo por detrás de los cojones del toro. (Ubrique´s dixt)

Anxova dijo...

A pesar de la inquietante foto, que me produce grima e insomnio, y de que sigo sin tener ni puñetera idea de con quién estoy hablando, debo decirle, mi digital amigo, que he disfrutado sobremanera con la florida redacción de vuestro comentario. Me trae imágenes del Bosco y de medievales refinamientos en forma de libros iluminados.
Sólo tengo un temor... si en realidad me conocéis, ¿seréis por ventura un fantasma de mi pasado más vergonzante o acaso alguien a quien yo he despreciado y tengo como enemigo? ¿En realidad es todo un malentendido y no nos conocemos? ¿Seré yo mismo, sonámbulo, que bajo a teclear extraños textos en mi PC por la noche mientras la mula trabaja?

6dedosgordosdelpie dijo...

Equilicuá. Tú lo has dicho. Has mirado el texto pero no lo has visto. Ve, amigo, ve...

Aclaraciones: no soy enemigo ni acosador, y el malentendido es imposible. Y tranquilícese, no soy una borrachera universitaria ni uhna infidelidad olvidada. Piense, por favor, que usted mismo ha revelado mi identidad sin darse cuenta. Cuando caiga se rerirá, aunque no demasiado fuerte, pues insisto en la discreción.

Que pintoresca historia la nuestra, ¿no cree? Si al próximo mensaje le veo de nuevo desorientado, es como para cortarse las venas. O las orejas.