sábado, febrero 11, 2006

Inaugurationem Casualis

¡Hola, mundo!
Siempre deseé escribir esta frase. Observé atento el fenómeno del nacimiento de los weblogs/blogs pero nunca pensé que yo, nada menos, pudiera estar en esa élite. Pensaba que sería una cosa difícil, inaccesible. Pero me equivocaba: sólo hay que animarse. Cualquier pring...

El caso es que casualmente, a una hora extraña, inauguro este blog. Mi blog.
Ahora ya está hecho, sólo falta que mis pensamientos transcritos por el teclado interesen a más gente que a mi mismo.
-Bienvenido.
-Gracias.
Hasta la próxima vez.